Archivos para agosto, 2010

Renate, Renate, Renate…

I wanna hold your hand (8)

¿Qué puedo decir, oh Renate, para expresarte mis sentimientos?

Sos de mis pensamientos, Renate. Sos mi musa más grande, mi escaramuza. Contigo, “amor” se vuelve más que una palabra de cuatro letras. Contigo, esa palabra tiene cinco, “amoor”. Sos la hamburguesa en mi combo de emociones. ¿Y sabés qué, Renate? Tenés doble carne y tocino.

Porque mientras los ojos paraguayos están sobre el escote de Larissa Riquelme y sus vergonzosas bandideadas internacionales, o sobre la dupla fantasiosa de Leryn y Tania, los míos, oh Renate de mis sueños, están sobre vos. Sobre tu rostro tierno, pero a la vez poderoso, suficientemente soberbio, sincero, real. Cómo me gusta tu flequillo, Renate, ¡ay! Cómo me gusta. Mi peluquero (Carlitos, un abrazo), ya me dijo que no me quedaría bien a mí. Pero lo que sí me quedaría bien a mí, Renate, sos vos.

Así que, ¿qué decís? Animate, Renate. Animate a saber lo loco que tenés a un pequeño fan del cine, realizador de películas caseras sobre el Imperio Otomano, redactor de artículos infantiles y de mal gusto, sarcástico, egocéntrico y caprichoso. Pero real, Renate. Soy de verdad. Soy tan pire vai como un puercoespín con humedad del 73% en el ambiente. Soy más mentiroso que Nicanor y Castiglioni, juntos y abrazados, en un confesionario luterano. Hago chistes desubicados y argeles. Pero soy una persona de verdad, Renate. Eructo, en lo posible, con ruido. Me rasco la cola cuando creo estar solo. No me saco los mocos, pero por vos Renate, y por nuestra realidad juntos, lo haría sin dudar. Hay domingos en los que no me baño, pero porque soy de verdad.

Y lo más importante, mi corazón se acelera de verdad cuando veo tu carita en los medios. La última vez que mi corazón latió así fue anoche, en la ceremonia de los Emmy, cuando mi músculo bombeador me decía a gritos, con pasión y sentimiento “ABURRIDOOOO…”.

¿Sabés qué, Renate? Todavía no vi Cuchillo de Palo. No, en serio. No la vi. Pasa que no quiero ir con otra gente, que contamine la perfecta percepción del mundo que tenés. Así que te digo lo siguiente, Renate, oh Renate. Primero, aceptame como amigo del Facebook, ¿sí? Porque respirando amor, y con el corazón en la mano, te agregué como amigos. Aunque yo sé que, aunque no nos conocemos aún, ya somos mucho más que eso.

Y segundo, mi dulce Renate, aceptá la siguiente invitación. Veamos Cuchillo de Palo juntos. No tengas miedo del destino, Renate. Te voy a preparar panchos envueltos y palitos salados, sólo para vos, oh Renate. Probemos el Uvita de Plata en botella. Y si es una asquerosidad sin igual, riamos juntos, Renate. Compartiendo. Tengo caramelos de menta y agua con gas. Para mi Renate, lo que ella quiera.

Espero que este mensaje te llegue, como vos me llegaste a mí. Si lo nuestro nunca se lleva a cabo, amada Renate, sería un error más grande que la ortografía de Wild y La Factory. Ahora, si me disculpás, voy a continuar buscando fotos tuyas en Google para alimentar a mi tonto e inocente sentimiento, mientras imagino estar descansando sobre tus cachetes divinos, oh Renate.

Voy a suspirar mil y una veces más por vos, hasta que me cause una arritmia, Renate, oh Renate.

Anuncios

Un Holocausto zombie está mucho más cerca de lo que pensamos. Y seamos sinceros,

La barra de Cerro

hay muchísimas más posibilidades de que suceda en un lugar como Paraguay antes que en lugares como Londres o Manhattan. En España puede ser, son medio sucios luego esos.

¿Alguna vez pensó qué pasaría si un día usted se despierta y ve que Oscar Acosta está hablando de un extraño comportamiento en algunas personas, sumidas en la agresión, la rabia y el descontrol? ¿O a Mario Ferreiro contando 5 chistes, en vez de 1, y Yolanda Park candidatándose a la intendencia o algo así? El caos y el desorden que se originarían no tendrían nombre. La supervivencia no sería cosa fácil. Por suerte para usted, amigo lector, tiene aquí a un servidor de la sociedad. Alguien que se preocupa por el bienestar nacional y se pregunta cómo mejorar nuestro estilo de vida, qué lo que hace Tania con Leryn, y por qué lo que ahora que Lugo tiene cáncer todos gua’u le quieren.

El primer paso es asegurarse de que sea un Holocausto zombie. Porque, acéptelo, si se trata de un brote de gripe, usted se vería algo ridículo atrincherado en el depósito de su casa o negocio, con poca ropa, mucha comida, armado y asustado, y con un olor para olvido. Como Kate en Lost.

Así que, dé unos pasos afuera. Vea cómo se presenta el día. Si el canillita, en vez de un diario, tiene bajo el brazo un pedazo de torso a medio masticar, algo puede estar pasando.  Si la gente no mira al cruzar, y camina como sonámbula, babeando y emitiendo sonidos extraños e inentendibles, no se preocupe. Eso es cosa de todos los días. Si ya son las 9 am, y usted sigue afuera de su casa, todavía sin ver a ningún cobrador en los alrededores, es hora de correr adentro, llavear las puertas y trancar las ventanas.

Usted se encuentra en el medio de un Holocausto zombie, sonría.

A continuación, debe informarse por la prensa. En ese momento,  ABC seguro estaría diciendo “Lugo tiene la culpa de todo. Aún no se sabe qué está pasando, pero gracias a fuentes infantiles y nada serias, este diario logró confirmar el protagonismo del Jefe de Estado en todos los problemas. Sí, en todos.”

En otros no tan ridículos medios de prensa escrita on line, como Crónica o Popular, encontrará noticias sobre Pipino Cuevas y Ña Tora, perdidos en la España, y sobre colas de modelos que, a la vez, actúan como promotores y proxenetas de las mismas.

Al final, ponele nomás al tío Oscar. Ignorá nomás las preguntas o comentarios de Maria Teresa, onda “Y sí pues, así terminan todos los jóvenes. Seguro es obra de la cola de zapatero esto.”, o “¿Vos decís que esta es la Gripe Aviar, Oscar? ¿O es por la sequía y el Niño y eso?”. Aparte de estas pequeñas excepciones, en la televisión estarán hablando del tema con móviles en vivo desde emergencias médicas, donde una gran cantidad de heridos por mordeduras y arañazos estarán agonizando.

De acá vendrían los primeros diagnósticos y sugerencias. Tómelos en cuenta. Mejor, si puede, anótelos. “Los síntomas son muy leves, pero ahí están. Caída extrema de la piel en todo el cuerpo, los órganos podridos y olorosos, incapacidad de pensar o razonar, y un insaciable apetito por carne humana (principalmente, cerebros). Si por alguna casualidad llega a notar éstos síntomas en alguien cercano a usted, abrácelo y no lo suelte más hasta que se le pase” (los primeros diagnósticos van a estar errados, obviamente, así que lo mejor que puede hacer es mantener nomás cierta distancia de esta gente. Le dije que tome en cuenta los tips, no que los cumpla).

Si no fue al supermercado y no tiene comida, se jode. O (y esto se me acabó de ocurrir y es GENIAL), pida delivery de muchas cosas, cuantos pueda pagar. El dinero no es problema, pronto perderá su valor en esas circunstancias. La comida será la nueva moneda. Papas fritas, nuggets, panchos y hamburguesas. No se olvide de las croquetas y empanadas de Don Vito ni de, de´más está decir, toda clase de pizzas. Almacene todo en heladeras, congeladoras o como mi mamá hace con el pan, en sal. No deje entrar a ninguno de los muchachos del delivery a su casa, despídalos lo antes posible. A menos, claro está, que el pedido le sea entregado por una rubia de piernas largas y faldas cortas (o como siempre decimos en este blog, Andrea Stanley).

Estos son los primeros pasos. No hay vuelta atrás. No tenga miedo, sólo concéntrese en usted y en los suyos. Si todavía no vio Lost, ésta es la ocasión perfecta para ir al dvd con un martillo o algún elemento peligroso de cocina que le permita romper los vidrios, y robarse todas las temporadas. Pero haga lo que haga, no vea ningún capítulo de la serie Glee, ya que la misma atrae a los hambrientos condenados que están empezando a rondar por los empedrados asuncenos.

No haga ninguna ronda de tereré con alguien que babee más que su perro o su jardinero.

Asegure estos primeros pasos, y en la próxima entrega continuaremos. Si sobrevive.

Reciclanding 3 – ULTIMO MOMENTO

Publicado: agosto 16, 2010 en Uncategorized

martes 4 de mayo de 2010

EXCLUSIVO


ElRockesasí tuvo acceso a una exclusiva conversación telefónica intersatelital, que Alex Kapranos tuvo con el vocalista de Arctic Monkeys, Alexander Turner.


Nuestro equipo especializado de traductores le presenta lo que quizá sea la conversación más importante de la historia musical reciente de nuestro país.

AK: Qué haces Alex?

AT: E’a… Mirá un poco quién apareció

AK: Loco, sé que no hablamos tanto. Pero la vez pasada tuve un concierto en Paraguay y –

AT: Ah! Ahí sobre Staffordshirehamptonville, la misma calle del pub?

AK: No, pelotudo. Es un país. Y TENÉS que ir.

AT: Ah… Y si vamos al pub?

AK: No, escuchá… Andá a Paraguay a dar un concierto, la gente la rompe ahí. No te vas arrepentir, aparte hay chipa, tereré, Menchi, cerveza y mucho petar.

Menchi: (risas)

AT: A la pelota… Suena bien eso. Mejor que el pub, incluso. Seguro que pega tanto Uruguay?

AK: PARAguay

AT: Sí, sí, eso. Da lo mismo.

Chilavert: (sonido de catarro)

AK: Sí, claro que pega, man. Mucho mejor que Chile o Argentina.

Dallys: Hola chicos, alguien dijo Argentina?

AT: Yo no, pero puedo decir lo que quieras si te subís a ésta, rubia.

AK: No te recomiendo, cacho, ésta te deja en cama por dos semanas, mínimo.

Plantel de Cerro: Sí, cierto es… No, dejáte de joder, terminás hecho tallarín… Corré, Alex.

AT: Así gua’u. Y bueno, voy a hablar con los muchachos y vemos cuándo pasamos. Ahora me voy al pub. Dallys, vamos?

Dallys: Será que hay mandioca frita ashá? No, digo, para picar antes del bife de chorizo (mirada confundida).

Señorita de la telefonía: Su saldo ha expirado.

Eco, eco, eco, eco, eco

Publicado: agosto 16, 2010 en Uncategorized

Give me a witness, darling.
I need a witness, babe.
I got the poontang blues. I got the poontang blues.
From the top of my head to the bottom of my cowboy shoes.
Build me a woman,
Make her ten feet tall.
You got to build me a woman,
Make her ten feet tall.
Don’t make her ugly,
Don’t make her small.
Build me a woman,
Make her ten feet tall.
You got to build me a woman,
Make her ten feet tall.
Don’t make her ugly,
Don’t make her small.
Build me someone I can ball
All night long.

No se olviden de Nick

Publicado: agosto 12, 2010 en Uncategorized

Antes que nada, me siento obligado a informar a toda la biósfera que conforman mis lectores (mi hermana Coti y mi papá) (no, mi mamá no me lee más porque dice que soy un vago y que… Bueno, no importa), que el tema a ser tratado hoy va a ser un tanto distinto.

“El tiempo me ha dicho: usted es un hallazgo raro, una cura con problemas para una mente perturbada”

No, no voy a hablar sobre lo víboras que pueden ser las mujeres o de lo poco (POQUISIMOOO) que me importa la renuncia de Marcelo Antúnez, quien, confieso, hasta hace unos meses yo pensaba que era Clari Arias. Hoy vamos a relajarnos. Sí, te gusta la palabra verdad? Ya sabés que sillón, cama o regaso te imaginás cuando digo esa palabra nomás. “Relajarnos”. Hoy (pausa zen) vamos a suspirar (sonrisa marihuana).

Y en busca de esa relajación, me encontré con un recuerdo. Este recuerdo me dijo “hey, no me olvides” (jaala…). Y ese recuerdo tiene un nombre. El nombre es Nick Drake.

Si no querés sumergirte en un clima otoñal, con perritos durmiendo frente a la chimenea, medias de lana y miradas perdidas, cerrá la ventana. CERRÁ LA VENTANA TE DIJE. Ah, no cerró el. Mirá un poco. Bueno, sigo. Escuchar a Nick Drake te causa eso. Es el sonido de una hoja del árbol de tu patio que se cae lentamente en medio de un cómodo silencio. Es casi muy empalagoso, no? El resultado de su personalidad fue una cantidad tan grande de antidepresivos, que terminaron por matarlo en noviembre de 1974. El resultado de su música, en cambio, es tan extenso que no podría empezar a citarlo. Y el resultado de poca vergüenza y mucho cambiofavorporsexo, es el programa Los Informantes, pero bueno.

Cuando le pregunté respecto al tema, una amiga me dijo que Nick Drake es uno de los padres del folk, junto a Bob Dylan. Eso es algo imposible de negar, pero al menos para mí, es difícil de tragar (sí, dije “tragar”. Reíte nomás). Porque en una época donde todo es mezclado, porque ya no existen helados de vainilla o chocolate, sino que ahora son de “jazmín naranjal” o “dulce de leche con polenta”, es raro que en tu cabeza se dé casi naturalmente el Principio de exclusión de Pauli aplicado a distintos ámbitos, como sucede con Dylan y Drake (robé fuertísimo, pero sí, me siento más inteligente).

Pero en una época donde todo va tan rápido, donde nuestra hija va a tener su primera experiencia sexual antes que su primera Barbie, y donde todos operamos bajo el efecto apurado de los 10 minutos de mierda, necesitamos un descanso. Necesitamos parar, y meter nuestra cara en una fuente de frizze de frutos del bosque, secarnos con un anatómico y dormir en una cucha de popurrí.

Si sos como yo, entendés. Si sos de aquellos que en medio de toda la prisa y la sicosis del tráfico asunceno recorriendo tus venas y enviando impulsos eléctricos que no tienen otro fin que romperte las bolas, no podés dejar de vivir esta pausa.

Hay silencio. Hay tranquilidad. Hay buena música.

Por eso, en vez de decirte “bienvenido a la jungla”, ahora, hoy, prefiero decirte “no olvides a Nick Drake”.

Este post es del viernes 12 de marzo del 2010, de cuando ElrockEsAsí era un blog en blogspot (sigue ahí, con varios artículos, para el que quiera ver). Y me pareció buena idea reciclar un poco este. A ver, a ver, cómo dice, va dedicado a las víboras que lo miran por tevé.

No me pregunten por qué, pero esta semana estuve mirando un montón de revistas exclusivamente para mujeres. Y (no, no me preguntes por qué, te dije… basta) me di cuenta del increíblemente alto contenido sexual que contenían. Tengan en cuenta que, aparte de ser hombre, soy un asiduo lector de revistas para hombres (Maxim, por ej) y debería estar acostumbrado al contenido sexual.

Estreno total

Lo primero que cabe mencionar es que una revista para hombres es algo simple. Fotos de un par de modelos, un articulo de dos páginas para reírnos y, finalmente, pequeños tips que alcanzan como 3 páginas diseminados por toda la revista. Si pasamos al lado femenino, nos encontramos con un monstruo de cientos de páginas. Pero no, no es el libro de hechizos de Harry Potter, ni “El nombre de la rosa” de Umberto Eco. No es el Diario de Bridget Jones 1, o el Diario de Bridget Jones 2 ni mucho menos el Diario de Bridget Jones 3. Es una Cosmo. O como yo lo llamo, el Kamasutra Redactado. El Kamasutra para gente enferma. Les explico.

En mi Maxim, veo que para las mujeres la vida sexual es también muy importante. Fabuloso. Me enseña los puntos importantes, me da consejos para estar en forma, y me enseña como dar una nalgada con ruido (mentira, eso no). Y es suficiente. Y vivo con mi pareja feliz para siempre. Ahora agarro la Cosmo y… Retrocedo al tercer grado. Lo primero que pienso es que tengo que esconderla de mi novia o esposa o amiwis puretep! O lo que sea. “Enamóralo! Escupe en su ano y conviértete en la mujer de sus sueños”. “Atrápalo con tu ternura… Los mejores consoladores de Hello Kitty”. “Problemas de pareja? Muerdele el glande! Sanará pronto y asi el sabrá que tú eres la jefa!”.

Joder… Ojo, no estoy diciendo que esto sea pecado o algo así. Pero se supone que la Cosmo (la tomo como ejemplo de la revista para mujer per se), debería ayudar a una mujer no sólo a tener sexo como si fuera una actriz envuelta de látex con un mayordomo que está deseoso de “poder ayudarla” (sí, ando viendo muchas chanchadas en internet Y QUÉ?). Sino que también debería hablar de cómo una mujer tendría que comportarse fuera de la cama para atraer a un hombre hasta ella (y después sí arrancarle el glande a mordiscos… Al final). Todo un protocolo que está olvidado, que ahora se convirtió en una Smirnoff, un whisky con energizante y ya… La bombacha salió volando hasta la municipalidad de Mbuyapey.

En fin. Chicas Cosmo, POR FAVOR cepíllense los dientes y háganse estudios una vez al mes mas o menos.

Yo me quedo con mi Maxim, comiendo un par de manzanas a la semana. (Muyayo, les recomiendo que averiguen el por qué).

Historia, bombas y rocknroll

Publicado: agosto 9, 2010 en Uncategorized

Un día no como hoy, o sea el 16 de julio pero de 1969, los Beatles trabajaron en dos nuevos temas, en los estudios de Abbey Road, Londres. Las dos grabaciones estuvieron a cargo de George Harrison (el Beatle menos conocido y menos favorito de todos, a menos que seas re cool), Here Comes The Sun y Something.

Qué poca gente vino, che... Kore

En la misma fecha, pero de 1970, Pink Floyd realizó un show que fue grabado, en el BBC Paris Cinema, en Londres, para trasmitirlo en el John Peel Sunday Concert, de la BBC Radio 1.

Siguiendo con el 16 de julio, ahora del año 1945, en el desierto cerca de Los Álamos, Nuevo México (USA), una gigantesca bola de luz cegó al mundo por un instante. No fue la sonrisa de Menchi, sino que fue la culminación del Proyecto Manhattan (y no, no tiene nada que ver con Sex And The City, gracias a Dios).

Ya en el año 2000, en el mismo día, Matchbox 20 llegaba al puesto uno de la lista de singles en Gran Bretaña con Bent.

Volviendo a 1945, al apagarse la explosión de luz y haciéndose la siniestra destrucción visible, el Dr. López Jaime (Oppenheimer!) decía: “Me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos… Mitad Amy Winehouse, mitad Camila”.

Y volvemos de nuevo para el 2007. Los White Stripes, en Newfoundland, Canadá realizan “la presentación más corta de la historia”. Jack White guitarreó con la nota Do sostenido, mientras Meg lo acompañaba con un jam de batería y cymbal (o “platillo”, según Wikipedia). Al terminar el show, Jack dijo: “Ahora ya hemos tocado oficialmente en cada provincia del territorio canadiense”, y se bajaron del escenario. Esa misma noche, más tarde, llevarían a cabo un show completo. Así nomás es en Canadá.

Y volvemos a volver otra vez al año 1945, porque había sido que a esa gigantesca explosión le llamaron Bomba Atómica, y era la primera vez que se probada. Las palabras que dijo el Dr. López Jaime (Oppenheimer!), las dijo al darse cuenta de que gracias a él, ahora por fin podríamos destruirnos completamente. Bien ahí, López Jaime (Oppenheimer!). Lo único que falta es que me entere de que sos el creador del grupo pop femenino paraguayo Quintaescencia.

Así pasaron los días, con Japón como único país del Eje que no se rendía. Los países Aliados lanzaron un ultimátum, aunque la decisión ya estaba tomada desde antes. Esa noche cenarían pizza. Ah, y lanzarían el primer ataque nuclear de la historia contra Japón. Se preparó a Little Boy para ser detonada sobre Hiroshima.

Los japoneses detectaron las naves y advirtieron a varias ciudades, pero nadie realmente les dio bola. Continuaron comiendo arroz y dibujando animés.

A eso de las 8:15, Little Boy explotó a 600 metros del suelo.

Dicen que la temperatura se elevó a más de un millón de grados centígrados (eso es casi la misma temperatura que tiene siempre Larissa Riquelme y Leryn Franco), entonces el aire se incendió y creó una bola de fuego de 256 metros de diámetro. Entre 70 y 80 mil personas murieron al instante.

¿Y los sobrevivientes? Felices, reemprendieron sus vidas, fabricaron robots gigantes de combate y lucharon contra Godzilla, uno se imagina, ¿no? No. A tres meses del ataque, la gente seguía enfermándose por la radiación, llegando el número de muertos a más de 130 mil. Japón no se rindió, y USA se aprovechó.

Fat Man, la segunda bomba, explotó a 469 metros de altura de la pequeña, modesta, pacífica y anticuada ciudad de Nagasaki, el 9 de agosto a las 11:01.

Días después, el 14 de agosto para ser exactos, el emperador Hirohito de Japón dijo: “El enemigo ha empezado a utilizar una bomba nueva y sumamente cruel, con un poder de destrucción incalculable y que acaba con la vida de muchos inocentes. Si continuásemos la lucha, sólo conseguiríamos el arrasamiento y el colapso de la nación japonesa, y eso conduciría a la total extinción de la civilización humana”. Japón se rendía, y los estadounidenses festejaban la creación más atroz de la historia. Al menos hasta el nacimiento de Pasiones, con Jorge Puig. Uh, o el nacimiento de Junior. No sé, lo que prefieran ustedes nomás.

Así que hoy, 9 de agosto, tenemos mucho por recordar. Porque en este día, en el año 1964, los Rolling Stones aparecieron en el Salón de Baile New Elizabeth, en Belle Vue, Manchester. Demasiado rocknroll ya eran, que hicieron desmayar a 2 policías, y a uno más se lo llevaron al hospital por tener las costillas rotas, al tratar de controlar a más de 3 mil adolescentes completamente locas.

 ¿Y cómo saltarnos este dato? El 9 de agosto de 1986, Queen realizaría la que sería su última presentación en vivo. Fue en Inglaterra, y sus últimas dos canciones fueron We Are The Champions y God Save The Queen, en un enorme show que juntó a unas 120 mil personas, casi el mismo número de muertes que Little Boy ocasionó, y casi el mismo número de razones que existen para no escuchar a Chiche Corte.

Ese día, el 9 de agosto, fue la última vez que una bomba atómica fue accionada. Y por el bien mío, tuyo y de toda la humanidad, esperemos dos cosas: 1. Que este dato siga así, y no se vuelva a registrar la explosión de una bomba nunca más. 2. Que agarren el original de Semana Capital, y lo entierren bajo el nuevo cagadero de leones de Rubio y su novia, en Encarnación.

Maldito López Jaime… (Oppenheimer!).