Archivos para noviembre, 2010

¡Oh, es moda, bebé!

Publicado: noviembre 16, 2010 en Uncategorized

El concepto de la moda está más que presente hoy en día, hasta en un cocido con coquito. Se suele decir que la moda es casi un instinto del ser humano, como el instinto de

"Un gigantolo's con extra bacon lo que es súper chic"

supervivencia, reproducción o de asustarnos de las novelas nacionales.

“Hasta los cavernícolas ya tenían sentido de la moda, cuando se imitaban los tapados de piel y peleaban por quién tenía el más lindo” me dijo una vez alguien, no me acuerdo más quién, quizá debido a la estupidez de su comentario (mamá, si fuiste vos, bola es, claro que me acuerdo y no fue estúpido tu comentario).

La verdad es que la moda no siempre estuvo con nosotros, porque vamos na, ningún cavernícola se preocupaba por pelear con el tigre dientes de sable “más lindo”, para tener más onda. Simplemente buscaban abrigarse y en algunos casos, buscaban los animales más grandes y peligrosos (hoy en día representados por Mazizo Torres, Jaeggli y por qué no el siempre bienvenido en este blog, Kike Casanova) para simbolizar su hombría y poderío. A Pedro Picapiedras no le importaba la moda. No, no, no. Tenía un dinosaurio de perro, a quién le importaría? Bueno ya, como me dice mi señora novia cuando me paso de divagues: “BASTA”.

La realidad de la moda data del siglo XVI en Francia. Cuando un emperador, príncipe, cacique, o si bien vamos al caso, “reina”, decretó una manera de vestir. Él y sus “diseñadores”, definirían la manera de vestir del pueblo, y cada tanto, cuando a él se le cante, esa tendencia cambiaría. A la gente le encantó (la gente de la alta sociedad europea, a los demás lo que les encantaba era comer cada tanto y no enfermarse de la plaga y morir con muecas feas).

Fue ahí que todo empezó. Fue un efecto peor que el de Larissa Riquelme en el mundial (hablando de eso, tengo una pregunta. Por qué siempre a Perú? Ahí nomás se va a “trabajar” ella. Que Playboy Brasil, que el diario Marca de España, que esto y aquello, pero siempre está en Perú ella. Y encima, le critican por gorda otra vez. Es posible, yo la conocí en una pollaa, señorita), y ese efecto se extendió por toda Europa rápidamente, de manera sorprendente. Y como siempre, algo que hoy es de “libre elección”, se inició como algo impuesto.

La moda evolucionó mucho a través de todo este tiempo y ahora es casi una expresión artística. Hoy, mucha gente opina que ya no hay nada que descubrir o inventar. Sólo renovar, sólo mejorar, sólo volver a traer lo anterior, pero adoptado a lo actual. La verdad es que yo no sé tanto del tema, pero sí se que en Paraguay la moda bien nuestra, de pura producción nacional, está naciendo y creciendo. Y es algo que vale la pena apoyar, y ojalá que eso esté de moda, y no ciertos desórdenes alimenticios para verte “más enferma, más fashion” o la súper moda creciente de los jóvenes de tener cero cultura general, pero muchos condones y camionetas chocadas de papá.

(Sí, a vos me refiero. Pelotudo).

 

 

Anuncios