Estamos a favor de los huevos fritos Y los pollitos

1. Decimos groserías.

2. Estamos a favor de salvar a los carpinchos.

3. Somos un blog de opiniones reales, actuales e importantes. Laputamadre. (Viste?).

4. Cuando vamos a un karaoke, le tiramos cosas a los grupos de chicas que cantan Desesperada, de Marta Sanchez.

5. No tenemos nada que ver con Justin Bieber.

6. Nuestra meta es divertirte Y! educarte, que mágico no?

7. No hablamos sobre programas de baile.

8. Nos adentramos en las noticias y te las presentamos con propiedad (viste lo que fue Quattrochi el otro día? Demasiado bien baila).

9. No coimeamos a los zorros, los confundimos con nuestro don de la palabra y nuestros deliciosos pechos.

10. Le ponemos ketchup a todo.

11. Algún día, si te portas bien, quizá pongamos tu foto en algún post que no tenga nada que ver contigo, ni con cosas buenas.

12. Somos el futuro del periodismo gonzo-pop paraguayo.

13. Cuando te llamamos y nos atendés, no decimos ¨Hola, quién sos?¨.

14. Si cuando vos llamas y te atienden, decís eso, basta. Es odioso.

15. Salvamos también a los apere`a.

16. Salvamos a los bosques.

17. Salvamos a las ballenas.

18. No, espera, pero acá no hay ballenas. Salvemos a los carpinchos nomás otra vez.

19. Salvamos a los carpinchos, otra vez.

20. Repetimos muchas cosas, pero igual somos simpáticos.

21. Repetimos muchas cosas, pero igual somos simpáticos.

22. No le damos prensa a Norita Rodríguez.

23. Defendemos tus derechos de consumidor.

24. Legalícenla.

25. A la prostitución, digo.

26. No, mentira. Fue un chiste.

27. A veces hacemos chistes malos y se nos va la onda. Eso demuestra que somos gente común, como vos.

28. O un poquito más linda capaz, no sé.

29. Si querés, vamos a estar en el Facebook y en el Twitter. Te gusta esto? RT?

30. Te contamos que si sos un ñoño, sos un ñoño. Alzate los pantalones, tragate tu inhalador, y anda levantá.

31. Chilavert, te bancamos.

32. Kike Casanova, en serio en serio, a vos no.

33. Ponemos nuestras empanadas entre pancitos, y no te invitamos nada.

34. Estamos gordos, como vos.

35. Al pasarte el tereré, la bombilla no hace esa extraña erupción de saliva. Eso es asqueroso.

36. Creemos que las mujeres lindas no defecan.

37. Queremos lo mismo que vos, comer carpincho.

38. Nos olvidamos de muchas cosas, como vos.

39. Nos burlamos de la gente que va al rally, como vos.

40. No tenemos errores ortográficos, como ciertas otras personas que escriben ciertos otros blogs y/o revistas que no vamos a nombrar, como la Wild.

41. Uuuhhh, en tu cara.

42. Lari, demasiado banda ya sos. Bajá na un cambio, ami.

43. Acabaste de leer la lista más mierda de la historia de las listas mierdas. Por algo será.

 

 

Anuncios

El suricato nuevo

Publicado: octubre 14, 2010 en Uncategorized

 

Suri Castoñeira

Tenía ya dos semanas de antiguedad. Entré, para nada confiado. Olfateando. El lugar se veía sencillo pero elegante y, por sobre todo, profesional. Esa definición  fue lo que más me asustó. Profesional. El concepto de ¨profesional¨ nos dirige a un mundo cuadrado, de sangre fría e infinidad de bolígrafos. Pero me encontré con un nuevo significado. El de gente que sabe lo que hace, con buena onda y música de fondo, y que no puede mantener un bolígrafo por más de 4 horas en la mano o la mesa, sin que se pierda en la oscuridad de lo desconocido.

Saludé, subí las escaleras y me senté frente a una computadora compartida (la mía tardaría un par de días). Recibí las primeras indicaciones de mi nuevo jefe y mentor, el señor Kent (no, no el que vuela. No, no, tampoco el que da cáncer, este es el que escribe, come, toma y ama a la guitarra casi tanto como a su esposa). Me pareció un buen ambiente. Me adaptaría, como suricato sigiloso.

La revista Alacarta aparecía ante mí como uno de esos platos raros, que nunca probaste en tu vida. Ya lo viste un par de veces, en tele o revistas, siempre te causó curiosidad, pero cuando lo tenés en frente, lo pensás dos veces. ¨Y si como una parte que no debería comerse?¨, ¨y si termino vomitándolo?¨, ¨y si me da diarrea?¨, son las clases de pensamientos que todos tenemos al iniciarnos en un mundo así. Un mundo gourmet. Gourmet. ¨No uses mucho la palabra gourmet al escribir artículos¨, me había dicho el Kent que se banca a la kriptonita. Anoté el consejo, y continué instruyéndome en este ambiente nuevo y extraño. Me gustaba. Me tiré en la arena a descansar, mirando a ver si alguien cazaba alguna serpiente.

Me gustaba porque me rodeaba de gente muy capaz, profesional, capa, que no perdían la amabilidad, el buen humor o la felicidad ni, al mismo tiempo, la compostura. Tuve el placer de conocer a un par de fotógrafos/as que trabajan con nosotros, una de las cuales tenía la facilidad de gritarle groserías y ofensas a la gente de la calle en perfecto francés, guaraní, o argentino (sí, argentino), y al momento siguiente era más pro y con más clase que Annie Leibovitz. Con el otro miembro de esta peculiar especie, tuve la oportunidad de compartir algunos tragos, buena música y muchas risas. Ok, fueron muchos tragos también, lo admito. Pero sí, el suricato sigiloso estaba siendo aceptado en la manada, de a poco. Pero volvamos a los fenoles de la oxidación de mi vino mental. (Me salió bien esa, no? Sí, ya sé).

Gourmet era la primera palabra de una larga lista de ausentes en mi diccionario. Pero me pedía paciencia a mí mismo. Y me la daba. Porque el sauvignon y el parietal, el wine educator, los sabores étnicos y el cous cous, la fécula de mandioca, salsa de puerros, salteados y los innumerables nombres de los locales más finos, elegantes y exclusivos, me sabrían esperar… ¿Verdad?

No, no tanto. Así que hice lo siguiente. Una pequeña lista de términos habituales, seguidos de lo que yo pensé que significaban y, finalmente, lo que realmente significan. Empecemos con 3. Van:

Gourmet.
Lo que yo creía: comida que se sirve minúsculamente en platos raros. Siempre con una consistencia gomosa. Todas llevan paté, y/o pescado. Se disfrutan con champagne y te aflojan el estómago. Casi como un terere rupa con más clase que el sandwich de milanesa de dos mil quinientos que te comés a las 9 am.
Lo que realmente es: un vocablo francés que significaría ¨gastrónomo¨, o sea, como todos sabemos, obviously (inglés sobrepronunciado, a ver: ¨obviusly¨. Bien), una persona entendida o aficionada a las comidas exquisitas. También se usa como término para adjetivizar a aquellas comidas de elaboración refinada, chuchi, o pipí cucú.

Cepa.
Lo que yo creía: 1. del verbo ¨saber¨, escrito de la mano de un triste orangután limitado. 2. la raíz de alguna planta, así tipo de esas de Super Mario, que te miran mal y escupen bolas de fuego.
Lo que realmente es: el tronco de la vid (la planta de la uva). De él brotan las uvas, de las uvas se extrae el vino, y del vino se extraen ciertos factores orgásmicos que explicaremos en otra ocasión. Cada cepa es distinta una de otra, y muchas veces, se mezclan para elaborar un mejor vino. Eso es un vino ensamblado. Y cuando uno de ellos proviene de una misma cepa al menos en un 80%, se llama varietal. El que no anotó, se jode.

Sudoración.
Lo que yo creía: 1. (risa de boludo, mirada pícara, juego de manos y pies inquietos). 2. Problema bastante desagradable de algunas personas, especialmente en esas mujeres que huelen a cluoté de cebolla (la rompí una vez más, sí, sí).
Lo que realmente es: una técnica para cocinar verduras. Las mismas se colocan en una pequeña cantidad de grasa a fuego lento. No deben dorarse ni perder color durante este proceso.

Y así, de a poco, me voy defendiendo. Porque todos sabemos que el mundo gourmet tiene esa extraña atracción que no podemos negar. Así como cuando jugás con un escarbadiente, ves televisión argentina, escuchás a la novia del mundial o no te aguantás las ganas de mirar directamente a un eclipse.

Rápidamente, el suricato correteó entre la manada y se metió a la madriguera, sólo para sentir cómo sería su nuevo hogar.

Brainsnowing

Publicado: septiembre 14, 2010 en Uncategorized

Dos semanas sin postear nada.

Proceso creativo número 17

Dos semanas desde mis 15 minutos de fama gracias a Renate. Mirá vos, che. El mejor feedback hasta ahora, así lo que da gusto. Y para los que quieren saber que pasó, les cuento:

Nada. Ella lo tomó como un chiste y evitó dar mayores opiniones.

Y yo continué con mi vida y continúo continuándola.

Así que… Dos semanas.

Como siempre, voy a llenar el vacío en mi cabeza con música.

(¡Dos semanas!)

Renate, Renate, Renate…

I wanna hold your hand (8)

¿Qué puedo decir, oh Renate, para expresarte mis sentimientos?

Sos de mis pensamientos, Renate. Sos mi musa más grande, mi escaramuza. Contigo, “amor” se vuelve más que una palabra de cuatro letras. Contigo, esa palabra tiene cinco, “amoor”. Sos la hamburguesa en mi combo de emociones. ¿Y sabés qué, Renate? Tenés doble carne y tocino.

Porque mientras los ojos paraguayos están sobre el escote de Larissa Riquelme y sus vergonzosas bandideadas internacionales, o sobre la dupla fantasiosa de Leryn y Tania, los míos, oh Renate de mis sueños, están sobre vos. Sobre tu rostro tierno, pero a la vez poderoso, suficientemente soberbio, sincero, real. Cómo me gusta tu flequillo, Renate, ¡ay! Cómo me gusta. Mi peluquero (Carlitos, un abrazo), ya me dijo que no me quedaría bien a mí. Pero lo que sí me quedaría bien a mí, Renate, sos vos.

Así que, ¿qué decís? Animate, Renate. Animate a saber lo loco que tenés a un pequeño fan del cine, realizador de películas caseras sobre el Imperio Otomano, redactor de artículos infantiles y de mal gusto, sarcástico, egocéntrico y caprichoso. Pero real, Renate. Soy de verdad. Soy tan pire vai como un puercoespín con humedad del 73% en el ambiente. Soy más mentiroso que Nicanor y Castiglioni, juntos y abrazados, en un confesionario luterano. Hago chistes desubicados y argeles. Pero soy una persona de verdad, Renate. Eructo, en lo posible, con ruido. Me rasco la cola cuando creo estar solo. No me saco los mocos, pero por vos Renate, y por nuestra realidad juntos, lo haría sin dudar. Hay domingos en los que no me baño, pero porque soy de verdad.

Y lo más importante, mi corazón se acelera de verdad cuando veo tu carita en los medios. La última vez que mi corazón latió así fue anoche, en la ceremonia de los Emmy, cuando mi músculo bombeador me decía a gritos, con pasión y sentimiento “ABURRIDOOOO…”.

¿Sabés qué, Renate? Todavía no vi Cuchillo de Palo. No, en serio. No la vi. Pasa que no quiero ir con otra gente, que contamine la perfecta percepción del mundo que tenés. Así que te digo lo siguiente, Renate, oh Renate. Primero, aceptame como amigo del Facebook, ¿sí? Porque respirando amor, y con el corazón en la mano, te agregué como amigos. Aunque yo sé que, aunque no nos conocemos aún, ya somos mucho más que eso.

Y segundo, mi dulce Renate, aceptá la siguiente invitación. Veamos Cuchillo de Palo juntos. No tengas miedo del destino, Renate. Te voy a preparar panchos envueltos y palitos salados, sólo para vos, oh Renate. Probemos el Uvita de Plata en botella. Y si es una asquerosidad sin igual, riamos juntos, Renate. Compartiendo. Tengo caramelos de menta y agua con gas. Para mi Renate, lo que ella quiera.

Espero que este mensaje te llegue, como vos me llegaste a mí. Si lo nuestro nunca se lleva a cabo, amada Renate, sería un error más grande que la ortografía de Wild y La Factory. Ahora, si me disculpás, voy a continuar buscando fotos tuyas en Google para alimentar a mi tonto e inocente sentimiento, mientras imagino estar descansando sobre tus cachetes divinos, oh Renate.

Voy a suspirar mil y una veces más por vos, hasta que me cause una arritmia, Renate, oh Renate.

Un Holocausto zombie está mucho más cerca de lo que pensamos. Y seamos sinceros,

La barra de Cerro

hay muchísimas más posibilidades de que suceda en un lugar como Paraguay antes que en lugares como Londres o Manhattan. En España puede ser, son medio sucios luego esos.

¿Alguna vez pensó qué pasaría si un día usted se despierta y ve que Oscar Acosta está hablando de un extraño comportamiento en algunas personas, sumidas en la agresión, la rabia y el descontrol? ¿O a Mario Ferreiro contando 5 chistes, en vez de 1, y Yolanda Park candidatándose a la intendencia o algo así? El caos y el desorden que se originarían no tendrían nombre. La supervivencia no sería cosa fácil. Por suerte para usted, amigo lector, tiene aquí a un servidor de la sociedad. Alguien que se preocupa por el bienestar nacional y se pregunta cómo mejorar nuestro estilo de vida, qué lo que hace Tania con Leryn, y por qué lo que ahora que Lugo tiene cáncer todos gua’u le quieren.

El primer paso es asegurarse de que sea un Holocausto zombie. Porque, acéptelo, si se trata de un brote de gripe, usted se vería algo ridículo atrincherado en el depósito de su casa o negocio, con poca ropa, mucha comida, armado y asustado, y con un olor para olvido. Como Kate en Lost.

Así que, dé unos pasos afuera. Vea cómo se presenta el día. Si el canillita, en vez de un diario, tiene bajo el brazo un pedazo de torso a medio masticar, algo puede estar pasando.  Si la gente no mira al cruzar, y camina como sonámbula, babeando y emitiendo sonidos extraños e inentendibles, no se preocupe. Eso es cosa de todos los días. Si ya son las 9 am, y usted sigue afuera de su casa, todavía sin ver a ningún cobrador en los alrededores, es hora de correr adentro, llavear las puertas y trancar las ventanas.

Usted se encuentra en el medio de un Holocausto zombie, sonría.

A continuación, debe informarse por la prensa. En ese momento,  ABC seguro estaría diciendo “Lugo tiene la culpa de todo. Aún no se sabe qué está pasando, pero gracias a fuentes infantiles y nada serias, este diario logró confirmar el protagonismo del Jefe de Estado en todos los problemas. Sí, en todos.”

En otros no tan ridículos medios de prensa escrita on line, como Crónica o Popular, encontrará noticias sobre Pipino Cuevas y Ña Tora, perdidos en la España, y sobre colas de modelos que, a la vez, actúan como promotores y proxenetas de las mismas.

Al final, ponele nomás al tío Oscar. Ignorá nomás las preguntas o comentarios de Maria Teresa, onda “Y sí pues, así terminan todos los jóvenes. Seguro es obra de la cola de zapatero esto.”, o “¿Vos decís que esta es la Gripe Aviar, Oscar? ¿O es por la sequía y el Niño y eso?”. Aparte de estas pequeñas excepciones, en la televisión estarán hablando del tema con móviles en vivo desde emergencias médicas, donde una gran cantidad de heridos por mordeduras y arañazos estarán agonizando.

De acá vendrían los primeros diagnósticos y sugerencias. Tómelos en cuenta. Mejor, si puede, anótelos. “Los síntomas son muy leves, pero ahí están. Caída extrema de la piel en todo el cuerpo, los órganos podridos y olorosos, incapacidad de pensar o razonar, y un insaciable apetito por carne humana (principalmente, cerebros). Si por alguna casualidad llega a notar éstos síntomas en alguien cercano a usted, abrácelo y no lo suelte más hasta que se le pase” (los primeros diagnósticos van a estar errados, obviamente, así que lo mejor que puede hacer es mantener nomás cierta distancia de esta gente. Le dije que tome en cuenta los tips, no que los cumpla).

Si no fue al supermercado y no tiene comida, se jode. O (y esto se me acabó de ocurrir y es GENIAL), pida delivery de muchas cosas, cuantos pueda pagar. El dinero no es problema, pronto perderá su valor en esas circunstancias. La comida será la nueva moneda. Papas fritas, nuggets, panchos y hamburguesas. No se olvide de las croquetas y empanadas de Don Vito ni de, de´más está decir, toda clase de pizzas. Almacene todo en heladeras, congeladoras o como mi mamá hace con el pan, en sal. No deje entrar a ninguno de los muchachos del delivery a su casa, despídalos lo antes posible. A menos, claro está, que el pedido le sea entregado por una rubia de piernas largas y faldas cortas (o como siempre decimos en este blog, Andrea Stanley).

Estos son los primeros pasos. No hay vuelta atrás. No tenga miedo, sólo concéntrese en usted y en los suyos. Si todavía no vio Lost, ésta es la ocasión perfecta para ir al dvd con un martillo o algún elemento peligroso de cocina que le permita romper los vidrios, y robarse todas las temporadas. Pero haga lo que haga, no vea ningún capítulo de la serie Glee, ya que la misma atrae a los hambrientos condenados que están empezando a rondar por los empedrados asuncenos.

No haga ninguna ronda de tereré con alguien que babee más que su perro o su jardinero.

Asegure estos primeros pasos, y en la próxima entrega continuaremos. Si sobrevive.

Reciclanding 3 – ULTIMO MOMENTO

Publicado: agosto 16, 2010 en Uncategorized

martes 4 de mayo de 2010

EXCLUSIVO


ElRockesasí tuvo acceso a una exclusiva conversación telefónica intersatelital, que Alex Kapranos tuvo con el vocalista de Arctic Monkeys, Alexander Turner.


Nuestro equipo especializado de traductores le presenta lo que quizá sea la conversación más importante de la historia musical reciente de nuestro país.

AK: Qué haces Alex?

AT: E’a… Mirá un poco quién apareció

AK: Loco, sé que no hablamos tanto. Pero la vez pasada tuve un concierto en Paraguay y –

AT: Ah! Ahí sobre Staffordshirehamptonville, la misma calle del pub?

AK: No, pelotudo. Es un país. Y TENÉS que ir.

AT: Ah… Y si vamos al pub?

AK: No, escuchá… Andá a Paraguay a dar un concierto, la gente la rompe ahí. No te vas arrepentir, aparte hay chipa, tereré, Menchi, cerveza y mucho petar.

Menchi: (risas)

AT: A la pelota… Suena bien eso. Mejor que el pub, incluso. Seguro que pega tanto Uruguay?

AK: PARAguay

AT: Sí, sí, eso. Da lo mismo.

Chilavert: (sonido de catarro)

AK: Sí, claro que pega, man. Mucho mejor que Chile o Argentina.

Dallys: Hola chicos, alguien dijo Argentina?

AT: Yo no, pero puedo decir lo que quieras si te subís a ésta, rubia.

AK: No te recomiendo, cacho, ésta te deja en cama por dos semanas, mínimo.

Plantel de Cerro: Sí, cierto es… No, dejáte de joder, terminás hecho tallarín… Corré, Alex.

AT: Así gua’u. Y bueno, voy a hablar con los muchachos y vemos cuándo pasamos. Ahora me voy al pub. Dallys, vamos?

Dallys: Será que hay mandioca frita ashá? No, digo, para picar antes del bife de chorizo (mirada confundida).

Señorita de la telefonía: Su saldo ha expirado.

Eco, eco, eco, eco, eco

Publicado: agosto 16, 2010 en Uncategorized

Give me a witness, darling.
I need a witness, babe.
I got the poontang blues. I got the poontang blues.
From the top of my head to the bottom of my cowboy shoes.
Build me a woman,
Make her ten feet tall.
You got to build me a woman,
Make her ten feet tall.
Don’t make her ugly,
Don’t make her small.
Build me a woman,
Make her ten feet tall.
You got to build me a woman,
Make her ten feet tall.
Don’t make her ugly,
Don’t make her small.
Build me someone I can ball
All night long.